×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura

El arquitecto valenciano que reinventó Nueva York

Rafael Guastavino cambió el sistema de construcción en EE.UU.

Valencia Secreta Valencia Secreta - Redacción

El arquitecto valenciano que reinventó Nueva York

Si Nueva York es hoy una de las ciudades que más atrapa a los turistas, ese éxito se debe en parte al trabajo de un valenciano: Rafael Guastavino Moreno. El New York Times llegó a calificarle como «El arquitecto de Nueva York» y para muchos, sigue siendo una referencia del pasado, presente y futuro en el mundo de la arquitectura.

Nacido en 1842, Guastavino es lo que podríamos llamar el primer emprendedor valenciano y su historia tiene mucha miga.

Inquieto, siempre con ganas de explotar al máximo los límites arquitectónicos, se marchó a Estados Unidos en 1881 con 40.000 dólares en la maleta y sin saber una palabra de inglés. Se había formado en la escuela de maestros de obras de Barcelona y en su corto currículum figuraba ya una obra importante: la fábrica Batlló.

Bóveda Guastavino en el Oyster Bar de Nueva York / Foto: Leonard J. DeFrancisci

¿Cómo consiguió el dinero para viajar? Una gran parte del dinero, según detalla un documental de Televisión Española, no procedía de su trabajo. De hecho, no tenía apenas dinero en el momento de viajar. Lo consiguió tras montar una estafa de pagarés en España. Y una vez pisó Estados Unidos, empezó a vivir lo que llamaríamos el «sueño americano».

Catedral de San Juan el Divino / Foto: Emil Adiels

En Nueva York fundó una de las empresas constructoras más importantes de la ciudad (Guastavino’s), donde más tarde su hijo continuaría con el legado. En apenas unos años levantó decenas de edificios en Manhattan con un selló fácilmente reconocible que revolucionó el mundo de la arquitectura: la bóveda tabicada ignífuga.

Con este sistema ganó la batalla al fuego, que por entonces todavía arrasaba muchas construcciones de madera. También dio una estructura más firme a grandes edificios con bóvedas como la de la Central Station de Nueva York o en los pasos subterráneos del puente de Queensboro.

Foto: Emil Adiels

Aunque no solo vivía de crear infraestructuras. La catedral de Saint John The Divine o Hotel Riverbank Court son otros dos ejemplos de sus trabajos arquitectónicos que se pueden visitar en la actualidad.

En total, la compañía de Guastavino construyó más de 300 proyectos en Nueva York y se estima que 250 todavía se mantiene en pie a día de hoy. Para conocer más en profundidad la figura de este valenciano que cambió el mundo de la arquitectura, te recomendamos este reportaje de Imprescindibles.

Foto de portada: Pete D (Flickr)